Divagando·Pensamientos en voz alta

Voy a dejar de…

Estamos en fin de año: atrás dejamos compras navideñas, comidas copiosas, reuniones con familiares y amigos.

Comienza el cuadre del balance y, como si de economistas se tratara, empezamos a ver si nos salen las cuentas. Revisamos el año que nos abandona y miramos al venidero con ilusión. ¡De éste sí que no pasa!, nos decimos sinceramente.

Pues a este año que entra, yo sólo voy a dejar de

Dejar de preocuparme por aquello que tiene solución, pero me lío y no la veo.

Dejar de reñir tanto, ¡no se puede ser tan cascarrabias!

Dejar de pensar que mañana va a ser mejor; ahora es lo que importa, mañana ya vendrá con lo suyo.

Dejar de intentar ser tan previsora… Prudente sí, maniática no -esto tengo que subrayarlo porque me va costar un triunfo-

Dejar de perder el tiempo y pasar a perderme en él.

Dejar de pensar tanto; con darle la vuelta a las cosas unas 10 veces ¡bastará! Lo de hacerlo 20, ya lo considero vicio.

Dejar de perder tantos besos; si el tiempo se enternece en un beso: ¡besemos! ¡No hay tiempo que perder!

Dejar de ponerme excusas; tengo que priorizar -como todos- así que compraré una agenda y aquello que apunte será tan importante que me obligaré a llevarlo a buen puerto.

Dejar para mañana lo que puedo hacer hoy, siempre y cuando sea posible, no vamos a andar todo el año cansados.

Dejar de creer que lo sé casi todo; a estas alturas cada vez sé menos y eso en el fondo me encanta: adoro aprender. Soy la primera que hago caso a un buen maestro.

Dejar de aconsejar y predicar con el ejemplo: “Lo que Juan dice de Pedro, dice más de Juan… que de Pedro.”

Dejar de tener tanto correo basura, no vaya a perder en perspectiva lo verdaderamente importante, no es metafórico sólo en los mails. Pero lo digo con conocimiento de causa, créeme es una de esos consejos dignos de hacer caso.

Dejar de creer que todo se arregla sólo: a remangarme sea dicho si quiero que algo cambie; a mojar el culo si quiero peces, para hablar en plata.

Dejar de creer que es tarde; como nos decía Antoine de Saint-Exúpery en EL principito, no voy a dejar que alguien me haga abandonar una magnífica carrera de pintor, sólo porque no entienda a la niña curiosa que sigue habiendo en mí.

Coca Cola y #HazCasoAMama os desea... destapar la felicidad. ¡Haznos caso!
Coca Cola y #HazCasoAMama os desea… destapar la felicidad. ¡Haznos caso!

 

Y no volver a empezar los deseos con voy a…

Lo tengo que dejar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s