Esos pequeños bajitos·Niños

Shhhhhhhhh mamá, tranquilizate

Si tu hija en un determinado momento te dice esa frase: “Shhhh mamá, tranquilízate es que algo estás haciendo bien.

En un momento de desesperación, cuando tu expresión va cambiando por momentos, entrando ya en MODO pánico. Y tu hija tranquilamente te frena y te dice “mamaaaaa, tranquilízate”. Tú te tranquilizas.

Y no es porque tenga capacidades de Maestro Jedi o te transmite la serenidad como si fueras del Clan Cullen en medio de un crepúsculo es, sencillamente, porque te deja atónita.

Imagínate la escena: yogur decorando la cocina -un yogur pastoso y cremoso con el rastro que sólo puede dejar un yogur  griego- y el desayuno, a 20 minutos de salir todos de casa a las respectivas tareas, actividades o llámalo como mejor te plazca. En ese preciso instante, esa frase frena a cualquiera.

Seguro que has vivido alguna situación así y has tenido la misma sensación de desesperación que yo.

Pero de todo se puede extraer una idea positiva, la reflexión del día, la enseñanza que nos recuerda que no dejamos de aprender.

Entre muchos de los motivos por lo que ser madre es un lujazo, entre los más reseñables, es volver a aprender desaprendiendo. Ser totalmente consciente de que no, no lo sabes todo, para estar dispuesta a aprender sabiendo que los errores se van a dar, y mucho. Vuelves a saber lo que es sorprenderte continuamente. Y muchas veces quien te va a dar la lección bien puede ser grande o pequeño, nunca es tarde si la dicha es buena, dice un sabio refrán

“Shhhhhhhhhhhhh, mamá tranquilízate”, dicho con la objetividad de no ser tú quién la armaste. Cuando los toros los ves desde la barrera. Ese lugar privilegiado. Esa zona VIP. Y con ese tono de consciencia de que la acción que te rodea es lo suficientemente grotesca como para que cualquiera ponga el grito en el cielo, o al menos no aplauda la payasada – que sí, es un niño, pero ha de ser consciente de la delgada línea entre lo tolerable y lo inadmisible-.

Esa pausa en sus palabras, ese rostro sereno, me fascino.

Y puede que su hermano pequeño todavía no lo haya aprendido, tal vez porqué requiera más madurez y no sea el momento. Pero su hermana mayor ha aprendido ya algo muy claro y, como su madre, esta vez es alguien mucho más pequeño quien se lo está enseñando. La delgada línea, el límite infranqueable que define un claro “te has pasado”.

Anuncios

9 comentarios sobre “Shhhhhhhhh mamá, tranquilizate

  1. Eso es que lo estás haciendo, muy pero que muy bien. La mia me dejó pasmada el día que me dijo después de una movida: Mamá, ¿estás ya contenta verdad?. Ufff, cuanto saben… besicos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s