Educación·Pensamientos en voz alta

En Internet también eres dueño de tus silencios…

Voy a aprovechar una vez más una frase hecha y, en este caso, reinventada para hacer la reflexión de hoy.

La frase seguro que a cualquiera le suena es “somos dueños de lo que callamos y esclavos de lo que decimos” . Y Olga Gutiérrez, le dio una vuelta de tuerca para adaptarlo al medio en donde trabaja EN INTERNTET: también somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras.

Con todo este rollo que tema quiero introducir… Las fotos de menores.

Las fotos de los niños en Internet

Adelanto que no pretendo perder amigos, ni perseguir enemigos. Es un tema que creo muy importante a tratar y, como madre y usuaria de las redes sociales, me veo en obligación de informarme que riesgos conlleva mi vida en las redes y, por tanto, a los que me rodea, sea menores o mayores. Pero sobre todo los primeros, ya que tengo la patria potestad, nunca he de olvidarlo.

Este post viene de la reflexión de un unos artículos que leí:

Por un lado, descubrí  un blog que habla de Técnoclogía + Educación + Ocio: BlogOff . Y no pude estar más de acuerdo con las palabras que Javier García plasma en la entrada que os detallo: Sobre las fotos de tus hijos en Whatsapp

En su entrada podemos sacar claras dos ideas:

1) Lo menos privado en Internet son tus las fotos de tus perfiles ( da igual de donde estemos hablando: Facebook, Twitter, Whatsapp…)

2) Y esa foto es a día de hoy lo más vinculante que tengas, casi superando a cualquier documento de identidad; es decir, es de una lectura clara, lo mire quien lo mire.

Y de esa casi obligada lectura, otro articulo que estos días anduvo precisamente en una red social, Facebook, y llamó mi atención en relación al mismo tema: Motivos por lo que no debes colgar las fotos de tus hijos en redes sociales .En este caso el artículo es bastante más denso y toca muchos más palos que el que te propongo; pero la idea del mismo es bien parecida a la comentada anteriormente.

Me gusta o no me gusta, ¿esa es la cuestión?
Me gusta o no me gusta, ¿esa es la cuestión?

Si has llegado hasta aquí leyendo, voy a seguir poniéndote un ejemplo que puede que se te haya hasta pasado por la cabeza, es algo extremo, pero es ideal para visualizar lo que quiero compartir.

Pongamos en el caso de que el día de mañana tu hijo o hija desea casarse con un posible rey o reina (y no estoy hablando de que para todos nosotros nuestros hijos serán siempre reyes de la casa) Es complicado, lo sé, pero hay casos, no estoy hablando de una completa utopía. Y si estoy hablando de parentar con la monarquía (si queda…) imagina la cantidad de fotos sacadas de contexto que le damos a la prensa rosa, de manera pública…

Y sin irme a un ejemplo tan extremo: que pretendan un puesto de trabajo en el que hagan una revisión de su “identidad en internet” y ¡hala! que quien lo vea considere no apto que una persona de una posición concreta tenga semejante “curriculum fotográfico”.

No pretendo juzgar a nadie, ciertamente la libertad es un gran bien, y no pretendo censurarlo. Ni dar lecciones sobre lo que se puede y no hacer. Pero es tan importante como la libertad propia, respetar los límites que nuestras personas cercanas, tanto de aquellos que libremente deseen no aparecer, como de aquellos que tenemos la tutela y por tanto decidimos por ellos hasta, como poco, su mayoría de edad.

Puede que creas que me he puesto demasiado seria, pero no sería coherente por mi parte si al menos no advirtiera sobre ello. La decisión es libre y no tiene porque haber una opción incorrecta siempre que se asuman las consecuencias de nuestros actos

Dice una frase muy antigua: “que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha“; a día de hoy escribimos en el teléfono a dos manos, por lo que va a ser que la frasecita hay que actualizarla.

 

Anuncios

4 comentarios sobre “En Internet también eres dueño de tus silencios…

  1. Como usuaria de las redes sociales, me encanta ver las fotos de mis amigos con sus hijos, no veo nada malo en ello, siempre que no sean imágenes que puedan incomodar a alguien. Sin embargo, cuando se trata de imágenes mías, reconozco que tengo un exceso de pudor, tanto fotos de adultos como de menores. Vamos, que visitar mi perfil es un auténtico rollo, más soso no puede ser. Admito que mi postura es algo extrema, pero e

    Le gusta a 1 persona

    1. El post no es una crítica, es como dices una reflexión, y bastante necesaria. Como en tu caso, yo pocas veces subo fotos mías a Internet. Y por supuesto que me encanta ver fotos de mis amigos, en muchos casos es la única manera de verlos crecer, pero no todas las fotos están sujetas a la misma privacidad. El fin del post es matizar solo eso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s