Educación·Pensamientos en voz alta

Por usted, maestro

Enseñar / Aprender
Enseñar / Aprender

Un maestro es un maestro cuando no sólo te enseña una capacitación o habilidad, sino cuando es más humilde que su pupilo.

Muchos son los maestros en distintas áreas de conocimiento, pero no todos llegan a sus alumnos de igual manera. ¿Dónde está la diferencia?

Posiblemente la diferencia entre el maestro y el profesor no esta sólo en la edad de los alumnos, ya que a los primeros se les asocia a educación infantil y primaria; sin embargo a los profesores se les asocia a más a la profesionalidad, no sólo de un alumnado de mayor edad sino de más especialización en su enseñanza.

A pesar de esa diferenciación, se escucha más hablar de personas méritas en ciertos campos como MAESTROS y no estoy pensando precisamente sólo en el medio taurino donde es muy socorrida la palabra. Estoy segura que se te ocurren muchas situaciones donde se trata de maestro a una persona ilustre.

Pero como preguntaba antes, ¿qué hace a un maestro serlo? Su afán de mejora, continuo esfuerzo, continuo aprendizaje… Para aprender hay que disponer de humildad, es imprescindible. No es que las personas soberbias no puedan ser ilustres (a ti mismo te dejo la búsqueda de un par de nombres), pero no creo lleguen a ser considerados maestros. Ya que esta destinado a pocos saber llegar a las personas con la sencillez y humildad de aquel que cree que puede aprender de cualquiera que le rodea.

Las personas que explican de manera sencilla y con prudencia transmiten sus conocimientos con mayor fervor que aquellos que consideran que ya son doctores de su campo y, por tanto, su arrogancia se refleja en su enseñanza: ya sea por desdén o falta de entusiasmo en la materia.

Aquellos que exponen con esa chispa en los ojos, que sienten los retos que sus propios alumnos les proponen, son para ellos sus propias enseñanzas, esos son maestros.

Esos que dejan huella, esos que te motivaron más allá de aprobar una materia o profundizar en un sector o especialización. Posiblemente perdemos en la profesionalidad a los maestros. ¿No comentaba al principio que los maestros son considerados en los primeros años de educación, infantil y primaria? Y sin embargo hablamos de profesor cuando “profesionalizamos” la materia que se imparte. Tal vez es que los maestros son los que hacen “nacer” esa curiosidad en ti. Seguro que en los primeros años uno suele definir sus capacidades y luego las profesionaliza.

¿Por qué no ser eternos aprendices? Que el entusiasmo inunde todos los conocimientos que uno emprenda, dejar el rigor de la especialización, tener la mente abierta a aquello que nos nutra y enriquezca.

Recuperemos al maestro, al fin y al cabo nunca dejamos de ser discípulos.

Anuncios

4 comentarios sobre “Por usted, maestro

  1. Lo que hay que tener para ser maestro es muchas ganas de enseñar. Los demás, son educadores y ejemplos persistentes.
    Y doy fé que es vocacional. Yo me quise escapar, estudié otra cosa, me distraje por ahí, pero volví y seguiré volviendo a lo mismo.
    Enseñar es crecer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s